Google+

Principales aspectos del proyecto de Ley de Turismo

El objetivo general de la iniciativa es mejorar la organización del Ejecutivo en materia de turismo, con el fin de que este pueda perfeccionar su intervención en áreas estratégicas para el desarrollo del sector.

El Estado debe asumir diversos roles en el desarrollo de una estrategia nacional en el campo del turismo. Concretamente, se requiere de un Estado activo en la promoción de Chile como destino turístico, en la coordinación de la actividad desde lo público, facilitando la transparencia de los mercados y el adecuado acceso a la información de los consumidores finales y operadores del mercado, y debe desenvolverse en el fomento de la actividad turística, a través del fortalecimiento de la industria y su capacidad de responder a la creciente demanda.

En éste contexto, el Proyecto de Ley para el Turismo viene a complementar el marco normativo vigente, con el fin de promover que el sector alcance elevados niveles de competitividad que le permitan, a su vez, crecer sostenida y sustentablemente.

Objetivos específicos

1. Reconocer a la actividad turística como uno de los principales inductores del desarrollo del país;
2. Establecer mecanismos adecuados para concretizar la coordinación de las autoridades y servicios públicos con responsabilidades en el ámbito del Turismo;
3. Establecer una nueva forma de relación entre las referidas autoridades y organismos públicos y las empresas del sector, a través de las respectivas organizaciones de representación que las agrupan;
4. Dotar al Estado de los instrumentos necesarios para planificar un ordenamiento territorial armónico con la actividad turística en aquellas zonas de mayor potencialidad;
5. Establecer un mecanismo de uso turístico de Áreas Silvestres Protegidas del Estado que permita compatibilizar la conservación de nuestras riquezas naturales con su desarrollo ecoturístico, sin desmedro de las características esenciales del patrimonio natural;
6. Establecer las bases para implementar una política que promueva de manera integral la imagen del país en este ámbito;
7. Incentivar la prestación de servicios turísticos de calidad, eficientes y responsables; y,
8. Modernizar y adecuar la organización y funciones del Servicio Nacional de Turismo, dotándole de atribuciones que le permitan una efectiva gestión de la acción pública en la materia, tanto en el nivel central como en el local.

Líneas estratégicas

Para el cumplimiento de los objetivos antes presentados, el Proyecto de Ley se organiza en cinco líneas estratégicas:
1.- Una institucionalidad a la altura del desafío

El Estado debe asumir diversos roles en el desarrollo de una estrategia nacional en el campo del turismo. Sin embargo, en la actualidad, la institucionalidad pública detrás del turismo es débil y presenta particulares deficiencias en su rol de coordinador de la política, lo cual se debe en gran medida a la falta de atribuciones y capacidades de la misma.

El proyecto de ley se hace cargo de resolver este punto a través de la propuesta de un modelo institucional con las siguientes características:

  • Un Consejo de Ministros para el Turismo, presidido por el Ministro de Economía, quién será también Ministro de Turismo, responsable de sancionar la Política Nacional de Turismo.
  • Una Secretaría Técnica, dependiente del Ministerio de Economía, cuyo superior jerárquico tendrá rango de subsecretario, responsable de diseñar la Política Nacional de Turismo y alimentar el proceso de toma de decisiones del Consejo de Ministros, y
  • Un Servicio Nacional de Turismo fortalecido, responsable de ejecutar la política.

A través de ésta estructura, se fortalecen y se modernizan las capacidades de diseño, implementación y evaluación de políticas en el sector, y se aborda la necesidad de coordinación interinstitucional que responde a la transversalidad propia del sector.
2.- Resguardo, planificación y desarrollo de zonas con atractivos turísticos especiales

Si bien, en la actualidad Sernatur tiene la facultad para identificar y definir zonas o centros con vocación turística, su atribución corresponde a un mecanismo paralelo a la Ley General de Urbanismo y Construcciones (LGUC) y no está normada su coordinación.

En este contexto, el Proyecto de Ley fortalecerá el rol de la institucionalidad de turismo en las distintas instancias existentes con impacto en materia de planificación urbana, intervención rural, regulación arquitectónica, histórica y ambiental mediante su incorporación en la toma de decisiones de las instancias establecidas en la Ley General de Urbanismo y Construcciones (LGUC).

De éste modo, el Proyecto de Ley permitirá identificar y definir Zonas de Interés Turístico, y focalizar y coordinar los esfuerzos del sector público y privado para potenciar su desarrollo.
3.- Desarrollo turístico de Áreas Silvestres Protegidas (ASP)

La diversidad geográfica y las bellezas naturales de Chile representan la mayor ventaja comparativa del país para el desarrollo turístico de intereses especiales, razón por la que, la propuesta legislativa busca fomentar el uso turístico de las Áreas Silvestres Protegidas de nuestro país, manteniendo el nivel de protección y cuidado que estas zonas merecen.

Concretamente, se propone que el Consejo de Ministros para el Turismo, la máxima autoridad del sector, priorice aquellas áreas protegidas que tienen mayor potencial de desarrollo turístico, en las que será posible desarrollar actividades económicas siempre que sean compatibles con la sustentabilidad de dichas áreas.

En ésta línea, el Proyecto de Ley de Turismo, contempla un mecanismo de coordinación interinstitucional capaz de compatibilizar los objetivos de conservación y desarrollo turístico sustentable en áreas protegidas del Estado.

Concretamente, el Consejo de Ministros para el Turismo, la máxima autoridad del sector, será responsables de priorizar aquellas áreas protegidas que tienen mayor potencial de desarrollo turístico y deberá asegurar la elaboración o actualización de planes de manejo, con su plan de uso público correspondiente, para dichas áreas, los cuales corresponden al rayado de cancha de todo aquello que es posible hacer o no hacer en ellas.

Los particulares que deseen desarrollar actividades comerciales en Áreas Protegidas del Estado, podrán acceder a ellas a través de concesiones, especialmente de uso del territorio. Estas concesiones no tendrán como parte de sus funciones la administración de dichas áreas, tarea que seguirá siendo de responsabilidad pública, y estará a cargo del organismo público competente en la materia.
4. Modelo de promoción

Chile ha comenzado a generar una identidad como destino y es considerado como una “estrella emergente” en el concierto internacional. Ahora bien, para pasar de ser un destino emergente a uno consolidado, la estrategia de promoción juega un rol fundamental.

Sin embargo, la promoción de Chile como destino turístico hoy tiene dos grandes limitaciones para ser efectiva. En primer lugar, el gasto en promoción. Aún cuando el gasto en promoción se ha incrementado en los últimos años, sigue siendo muy bajo en comparación con países con que quisiéramos compararnos y con los que competimos.

En segundo lugar, la estructura organizacional detrás de la promoción. Actualmente la tarea de promoción está a cargo de la Corporación de Promoción Turística- CPT, corporación de derecho privado en la cual participa tanto el sector público como el privado, representado por empresas particulares.

Si bien la CPT ha generado grandes avances en materia de promoción turística, quisiéramos que la participación del sector privado fuese más inclusiva tanto por tamaños de empresas, como a nivel regional.

Por su parte, entendiendo que la imagen país tiene un componente de bien público, el rol activo del sector público, tanto en el financiamiento como en la coordinación, es fundamental para el éxito de una política de promoción.

En éste contexto, el proyecto de ley crea el Consejo Consultivo de promoción Turística, de carácter público-privado, dónde el sector privado esta representado por gremios del sector, cuyo objeto primordial será asesorar y colaborar en la formulación de la Política de Promoción Turística del país. El Consejo también podrá asesorar en otras materias de política turística.

Por su parte, entendiendo que se trata de un bien público, la creación del Comité irá acompañada de más recursos públicos destinados a la promoción.
5. Sistema de clasificación, calidad y seguridad

Todos los chilenos estamos orgullosos de nuestro país y consideramos un lema nacional aquello de “y verás como quieren en Chile, al amigo cuando es forastero”. No obstante, la falta de estándares de calidad confiables y la confusa publicidad que hacen los diferentes prestadores del servicio suelen transformarse en una gran limitante para el despegue definitivo del desarrollo turístico y repercute en la competitividad del sector en su conjunto.

El INN, en conjunto con SERNATUR y a partir de una conversación público-privada, ha generado más de cincuenta normas que fijan estándares básicos de calidad para actividades turísticas y está impulsado un plan piloto de certificación (www.calidadturistica.cl ). El Proyecto de Ley viene a reforzar el esfuerzo ya realizado incorporando mayores incentivos para la utilización de estas normas al crear el Sistema Clasificación, Calificación y Certificación, que contempla normas y define estándares precisos, creando mecanismos de fiscalización e incentivos que aseguran su adopción por parte de las empresas e incrementen la competitividad del sector a niveles internacionales.

Paralelamente -precisamente porque se entiende que ciertas actividades turísticas implican riesgo para los usuarios – el proyecto hace obligatorias las normas de seguridad que se establezcan para las actividades de turismo aventura.

Con todo, se busca reducir las asimetrías de información entre oferentes y demandantes, promover la incorporación de altos estándares de calidad y/o seguridad en el servicio e incrementar la competitividad del sector a niveles internacionales.

Revise el proyecto de ley